(VIDEO) PINAMAR: Demolieron una vivienda en Azcuénaga y Mónaco


El operativo se llevó a cabo esta mañana en las calles Azcuénaga y Mónaco, en Ostende, por personal de la Municipalidad de Pinamar.

La demolición ocurrió debido a la problemática de usurpaciones que se viene presentando en el partido.

Cabe recordar, que el Intendente local, Martín Yeza, presentó esta semana al Consejo de la Magistratura un pedido de destitución del titular de la Unidad Fiscal de Usurpaciones, Eduardo Elizarraga, al que advierte poco comprometido con estos casos y con comportamientos y demoras en las causas que le generan sospechas.

Elizarraga está a cargo de la Fiscalía Descentralizada N°5, que se habilitó a fines de 2015, casi en coincidencia con el inicio de la gestión de Yeza al frente de este municipio. Está enfocada en la cuestión de usurpaciones, un tema siempre inquietante en una zona donde la mayoría de las propiedades son de uso temporario, con máxima ocupación solo durante los meses de verano y algún fin de semana largo durante el resto del año. 


 

En su presentación judicial, Yeza enumera una serie de irregularidades. Cita otro caso previo a la cuarentena y con referencia a una de las localidades del distrito:
 

"El comisario de Ostende llama al fiscal y le pide permiso para actuar, a lo que el fiscal responde "si se acercan al terreno deténgalos". "¿Hablaba de los usurpadores? No, de los funcionarios municipales si intentábamos hacer el desalojo".
Relató en una publicación que realizó en su cuenta de Instagram.

También lo acusa de no dar traslado a un juez un caso por delitos de abuso y acoso sexual "habiendo pruebas testimoniales y materiales".

    "A eso se suman muchas otras sospechas".
Destacó Yeza para justificar esta presentación que se realizó ante el Consejo de la Magistratura.

En la propia Fiscalía hay un reconocimiento del trabajo que se realiza en el distrito para prevenir las usurpaciones, en particular la toma de terrenos. Citan intentos de construcciones clandestinas que desde el municipio pudieron evitar a tiempo.

En cuanto a la ocupación ilegal de casas se abre un signo de interrogación. Al momento no hay un incremento de las denuncias, pero quizás este escenario cambie a la brevedad, cuando los dueños puedan volver a ingresar al distrito y advertir en qué situación están sus propiedades.

Vale recordar que en los distritos de la Costa Atlántica las autoridades municipales mantienen estrictas restricciones para el ingreso de propietarios no residentes, todo en el marco del plan de prevención de coronavirus.

Además del permiso de circulación emitido por el gobierno nacional se exige un trámite previo por mail con fundamentos que justifiquen motivos por el que llegarían a sus residencias. En Pinamar se volvió más ágil desde hace algunas semanas, con más autorizaciones.

En otros, como Villa Gesell, las dificultades son mayores y los dueños de inmuebles insisten con reclamos y hasta amenazan con recurrir a la justicia para que se les permita verificar en qué estado están sus casas.

Publicar un comentario