MADARIAGA - ESTAFAS: La justicia neuquina se prepara acusar a la banda cordobesa que vacía cuentas mediante llamados

 

 Esta semana en nuestra ciudad se recepcionaron dos denuncias por llamados telefónicos de una supuesta empresa que entregaba premios pero que, en realidad, el objetivo único de las comunicaciones era apoderarse de los datos bancarios para vaciar cuentas. En uno de los casos lo lograron y se hicieron de 123.000 pesos y en el otro no pudieron hacerlo.

 

Madariaga no es un caso aislado. Así como le toca a la característica (02267) por la tarde le toca a otra característica aleatoria de otra ciudad y todo se transforma en una catarata de llamados a todo el país de un grupo organizado, que usa decenas de celulares, varias cuentas bancarias por donde el dinero pasa rápidamente para que quien se decida a investigar pierda el rastro de esa ruta. Estos delincuentes, como ya lo hemos dicho en CNM son cordobeses. La cela de los llamados se activa en Cruz del Eje en donde está la cárcel y, de hecho, son comunes las requisas en donde se capturan celulares. Pero siempre se rearman y juegan con lo mismo: “si un fiscal viene por un caso, jamás va a poder descubrir todo porque las denuncias ya están radicadas en distintos puntos del país”.

 

Bueno, ahora todo podría cambiar porque la justicia y la policía neuquina avanzan en la investigación luego de recibir un promedio de 6 denuncias diarias de actos concretaros. Desde el inicio del año ya calculan unas mil estafas con unos 50 millones de pesos que han caído en manos de los “teledelincuentes”.

 

El Departamento de Delitos Económicos de la Policía neuquina, a cargo de Mauricio Pamich, hizo un análisis pormenorizado de la situación. Lo primero que hicieron fue determinar que tres bancos concentraban la mayor cantidad de víctimas. A todas las entidades mandaron un manual para avanzar en normas de seguridad o compuertas que hagan más difícil la operatoria de los ladrones. Sólo el banco provincial respondió a esas recomendaciones y el resto no dio demasiada importancia a las mismas.

 

Si bien la modalidad de estafa bancaria se venía desarrollando en todo el país, con la pandemia se agudizó porque los delincuentes pasaron a tener a todas las personas a su disposición, en la casa y apretados económicamente.

 

El escenario para este tipo estafadores era ideal porque sabían que cada uno de sus llamados serían atendidos y del otro lado de la línea habría una potencial víctima esperando por un premio salvador o una ayuda del Anses que había sido anunciada por el Gobierno Nacional para asistir a las personas que se quedaron sin ingresos producto de la pandemia y el aislamiento social, preventivo y obligatorio que mutó a distanciamiento social en algunas localidades.

 

“Por día estos delincuentes hacen un promedio de 150 llamados a la provincia porque Neuquén, que está altamente bancarizada y el nivel de ingresos es superior al de otras provincias del país. Solo en un cinco por ciento del total de llamadas, logran materializar la estafa. Estamos hablando de alrededor de 4 personas en la zona de la Confluencia y unas 2 en el interior en promedio. Hay días que son menos, hay días que son más”, detalló Pamich.

 

Mauricio Pamich de la Policía neuquina

En minutos te vacían la cuenta

 

Del estudio que surge de los estafadores, Delitos Económicos de la Policía observó que el 75 por ciento de los llamados provienen de Córdoba y el 25 por ciento restante de Santa Fe, Buenos Aires y Mendoza.

 

En cuanto al modus operandi, es decir, el cuento que le hacen a la víctima, la mayoría de las veces están vinculados a un ofrecimiento económico inesperado como premios, créditos, bonos y reparación histórica. Pero también, a un ofrecimiento económico esperado, tal es el caso de la ayuda del Anses por ejemplo.

 

Las personas que se dedican a esta actividad, saben muy bien que tienen que sonar convincentes, manejar un lenguaje preciso, saber indicar con claridad a las víctimas qué deben hacer y si es preciso ayudarlos en cada uno de los pasos. Es por eso, que se sospecha que estas organizaciones delictivas cuentan con empleados de bancos entre sus filas.

 

Una vez hecho el llamado, la maniobra se estructura en dos etapas que duran minutos. “La estafa propiamente dicha, es el engañar a la persona para hacerlo ir hasta un cajero, ingresar al home banking o entregar directamente sus claves. Todo esto puede durar entre 10 y 30 minutos”, estimó Pamich.

 

Una vez que el delincuente logró blanquear las claves y obtener el Token todo se convierte en un tobogán. “Una vez cortado el llamado, se meten en la cuenta de la víctima y en cinco o diez minutos elevaron todos los topes crediticios y le sacan todo el dinero posible, incluso el que tenían en la cuenta”, detalló el titular de Delitos Económicos.

 

El dinero que extraen, los estafadores los derivan a unas cinco cuentas de las cuales son derivadas a otras más y extraído de un cajero. “Saben muy bien lo que hacen y seguir la ruta del dinero se convierte en un laberinto porque a veces caemos en cuentas que han sido cerradas ni bien se concretó la extracción”, contó Pamich.

 

Fue así que recomendaron incorporar una activación de alertas para el cambio de clave Token y de la inmediata operatoria desde un cajero que no sea de la provincia donde se encuentra la víctima. Todos estos elementos está contemplado en el sistema de seguridad que ofrecen tanto Red Link como Prisma, pasa que es un servicio adicional que deben pagar los bancos.

 

También se recomendó, generar un retardo temporal de 72 horas posterior a la activación de la clave Token tanto desde el cajero como desde el home banking. Implementando una comunicación banco-cliente para verificarlo fehacientemente. Es decir, tener un método más fluido que permita chequear que los clientes no están siendo estafados.

 

Además de establecer y coordinar métodos más estrictos que aseguren la activación de distintas herramientas ofrecidas por los cajeros y la prohibición de hablar por teléfono cuando se concurre a un cajero automático.

 

La llave y la responsabilidad

 

De los bancos alertados, en especial de los tres que más víctimas acumulan en Neuquén, solo el BPN tomó contacto con Delitos Económicos y tras una serie de reuniones implementaron un sistema de alertas que sirvió para impedir varios intentos de estafa.

 

De todas formas, los bancos están en deuda con sus clientes en todo el país. La finalidad de estas entidades es brindar condiciones que faciliten el acceso a créditos y fondos rápidos porque el gran negocio de los bancos no es la solidaridad sino el endeudamiento de sus clientes.

 

Por ahora, las víctimas deben hacerse cargo de pagar los créditos que les sacaron, salvo que logren, producto de la investigación policial y fiscal, llegar a algún tipo de acuerdo con la entidad.

 

Fiscal Marcelo Jara

“Los bancos descargan la responsabilidad al dueño de la cuenta. Ellos te dicen que cuando te dan una cuenta con ella va una llave que es la clave y no se la tenés que dar a nadie. De esta forma descargan la responsabilidad y como mucho a la persona afecta no le hacen correr los intereses por lo que terminan pagando el monto que le retiraron”, explicó el fiscal de Delitos Económicos Marcelo Jara.

 

A tal punto llega el desparpajo con el que se manejan los bancos, que incluso en una maniobra en la que lograron advertir que se estaban haciendo transferencias, se pidió bloquear la cuenta. “Quedaron algunas transferencias pendientes porque el banco permite mover determinada cantidad de dinero por día. Pero incluso esas transferencias dejaron que se concretaran porque ya habían sido habilitadas”, detalló el fiscal.

 

No solo contra los bancos conocidos tienen que batallar investigadores y fiscales, sino que además tiene por delante el desafío de abordar el complejo manejo de los bancos virtuales para los cuales la justicia deberá adaptarse.

 

Fallo de la Corte y precedente

 

La semana pasada trascendió un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) por el cual se sentó un precedente importante a la hora de denunciar y judicializar una estafa bancaria donde la víctima puede estar en una provincia y el victimario en otra.

 

Para la CSJN este problema de competencia respecto de la jurisdicción que se tiene que hacer cargo del caso, se resolvió a la luz de un caso donde un hombre de Buenos Aires sufrió la habitual maniobra y el dinero se retiró en Neuquén. Entonces la Corte indicó en el fallo, que por economía procesal la causa debe recaer en mano de las autoridades judiciales de la provincia donde se materializa la maniobra. Es decir en el lugar donde el estafador termina haciéndose con el dinero.

 

Esto abre el debate, ya que primero la Corte está obviando que hay víctimas que fueron afectadas financieramente y que muy probablemente no dispongan de fondos suficientes para viajar a otra provincia para iniciar una demanda judicial.

 

Es decir, la persona fue estafada, tiene que pagar la deuda que le dejaron en el banco y la Justicia lo manda a denunciar a otra provincia para lo cual necesita de fondos para viajar y alojarse, además de los honorarios de un abogado. De esta manera, el estafador es el que vuelve a verse beneficiado.

 

El Colegio de Jueces de Neuquén, ha tratado el tema puertas adentro y coinciden en que la postura de la CSJN no es la correcta, ya que la acción debería poder iniciar en la provincia donde reside la víctima.

 

Fernet con Token

 

La fiscalía de Delitos Económicos en conjunto con el departamento de Delitos Económicos le siguieron las huellas, pelos y señales, de una banda de estafadores que dejó a 60 neuquinos endeudados en fuerte sumas.

 

Los rastros que dejaron los delincuentes en el sistema condujeron la investigación hasta Córdoba, que parece ser el centro nacional de la estafa bancaria, donde lograron dar con doce integrantes de un banda.

 

En cuestión de semanas, la fiscalía formulará cargos por estafa mediante el uso de medios electrónicos. La audiencia seguramente se realice mediante el sistema Zoom, con los acusados en Córdoba.

Publicar un comentario