MADARIAGA: Ismael Corro relató el dificilísimo momento que atraviesa El Galeón

Foto: Marco Chiaramello
El dueño del tradicional restaurante de la esquina de Sarmiento y Madariaga relató la situación económica que lo lleva a la quiebra por el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio que no le permite abrir las puertas a los gastronómicos por el avance del COVID 19.

Al borde de las lágrimas, el cheff y empresario local Ismael Corro aseguró que en pocos meses iban a cumplir 15 años en el rubro y hoy “no vamos a llegar”. Agradeció a clientes, proveedores y compañeros de trabajo que se transformaron en amigos.

“No me voy a morir de coronavirus pero me voy a morir de un infarto. Tengo compromisos de cumpleaños de 15, casamiento y egresados y hoy me reclaman la devolución del dinero y el dinero lo invertimos”, se lamentó al hablar también de otro de sus locales (Géminis Pub) en donde realiza fiestas y atraviesa una situación similar.

Indicó que ya debe 18.000 de luz, 5.000 de agua y unos 10.000 de gas y que no sabe cuándo le cortarán esos servicios. El local está siendo utilizado pero sólo con 4 empleados con los que hace delivery para poder repartir el dinero entre todos y tener algo para cubrir el día a día de todos.

El resto, entre camareras, dj y ayudantes de cocina, ya tuvo que darles la noticia del cierre.

“Es muy triste y la situación nos supera. No tenemos un ingreso que no sea nuestro trabajo. Si tuviera un sueldo me quedo en mi casa tranquilo y cuidando a mi familia y haría lo que corresponde. Pero no me queda otra cosa que hacer delivery”, indicó.

Habló sobre lo que ocurre con los empleados. Algunos debieron dejar la casa que alquilan y regresar a la de los padres o familiares cercanos. Otros usaban los ingresos de fin de semana para estudiar y pagarse la movilidad. “Ver todo esto es lo que más duele”, sostiene.

Relató el retorno a su casa en donde su hija le pregunta: “¿Cómo fue tu día papá? Y ¿Qué le voy a decir?. Le digo que bien pero fue mal, muy mal. Sólo vendimos 4 deliverys.

También coincide con sus colegas que la profesión es segura. Que siempre trabajan con alcohol en gel y control de los alimentos y que motorizan una economía de proveedores amplia entre verduleros, carniceros, papeleros y lavaderos.

Corro explica que no pueden acceder al Ingreso familiar de Emergencia por tener todo en regla. Tampoco a la Asistencia del gobierno para empresas para pagar salarios y pide, al municipio, algún tipo de asistencia. “Sé que no corresponde pero que alguien nos dé una mano. Hace 23 años me dedico a esto, aposté a la ciudad, di trabajo y por algo que no se puede manejar pasa esto. Nos atendieron pero no hay alguna respuesta que ayude”, reconoce.

Hoy El Galeón y Géminis se encuentran al borde del cierre y se suman a la lista de algunos locales que quedarán vacíos por la crisis que ya se siente en la ciudad.