Historias de superación: Utilizaron los 10 mil pesos del IFE para abrir sus negocios

La presencia del Coronavirus hizo que el Gobierno tomara medidas para ayudar "a los que menos tienen" y por eso, con el inicio del pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), un pago dispuesto por el Ejecutivo a fin de brindar alguna ayuda a personas de menores recursos, varias familias decidieron invertir ese dinero en abrir su propio comercio.

 En Jujuy, uno de estos casos, fue el de una joven madre que invirtió los 10 mil pesos para colocar una verdulería en el sector B-6 barrio Alto Comedero. Claudia, puso una verdulería en la esquina de su casa, gracias a la colaboración de una vecina que le cedió el espacio para su emprendimiento.
 Otro de los casos más resonantes y difundidos, fue el de una joven de la localidad salteña de Limache, quien puso también una verdulería con el dinero. Ana Aguirre tiene 19 años y, como consecuencia de la cuarentena, se quedó sin su ingreso diario que conseguía haciendo changas. Ella vive con su abuelo, quien la incentivó a anotarse en el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que otorgó el Gobierno, para ponerse una verdulería en su casa.
En la ciudad correntina de Goya, una familia que vive en una casilla de madera, decidieron invertir en un Kiosco con los 10 mil pesos del IFE. Se trata de Horacio Benítez y Ángela Medina su esposa, quienes tienen dos hijos menores y viven en B° San Ramón.
 Con los 10.000 pesos que cobraron del IFE decidieron apostar e invertir en un kiosco en su barrio, como toda familia poseen muchas necesidades como ser una casa con sus paredes de ladrillo para estar más cómodo, pero optaron por invertir en un pequeño kiosco y desde ahí seguir trabajando para que esto crezca y les genere un ingreso.
 Franco Sanagua (19), un joven oriundo de la provincia de Santiago del Estero, que hace tiempo se dedicaba a cortar el cabello a domicilio, cumplió su sueño de terminar de instalar su peluquería en su casa, luego de haber recibido el Ingreso Familiar de Emergencia.
 En la provincia de Salta, Marcos y Romina compraron una sierra que les permitió trabajar la madera que ya tenían. El año pasado Marcos le hizo una cama a una ahijada. Era la primera vez que trabajaba la madera y siguió.

Cuando Romina, con quien tienen un hijo de 5 y una hija de 2 años, cobró en abril el bono de 10.000 pesos del IFE otorgado por Anses, decidieron comprar una sierra que les permitió continuar con los trabajos que los vecinos les encargan a través de la página de Facebook que abrieron.