MADARIAGA: Ingresos controlados, comercios cerrados y acatamiento dispar a la cuarentena

La policía comenzó a hacer un férreo control en los ingresos a la ciudad con vallados que impiden optar por la mayoría de las entradas tradicionalmente utilizadas. Sólo quedó abierta al paso de vehículos la avenida Carlos Pellegrini de Ruta 74 y 56 en dónde efectivos de la fuerza bonaerense piden documentación y advierten sobre las limitaciones y excepciones del Decreto Presidencial.

Si bien la elaboración de alimentos y el trabajo de las industrias ligadas a la elaboración de los mismos está dentro de la normativa estatal dictada por Alberto Fernández nunca se hizo mención al campo y a aquellos que deben movilizarse hacia los mismos para hacer controles de ganado o de sembradíos.

Por eso el Ministerio de Agroindustria evaluaba en las últimas horas el reparto de una declaración jurada que permita la circulación de propietarios, puesteros y de todos aquellos vinculados a la ganadería y la agricultura. Es más, por eso se publicará un nuevo DNU para ampliar las excepciones a distintas actividades no alcanzadas en el primero.

En cuando al acatamiento de comercios hubo disparidad. Por lo menos un 50% amaneció cerrado pero algunos optaron por abrir con el correr de las horas al ver que sus pares habían levantado las persianas.

En los supermercados hubo controles y los propietarios, en algunos casos, comenzaron a repartir números para quienes se quedaban en la cola que se formó en plena vereda. Ya en el interior, en la línea de cajas, se pegó en el piso un sistema de escalonamiento en la zona de cajas para que los clientes mantengan distancia entre uno y otro.

En las calles hubo menos movimiento aunque muchos no se privaron de la actividad física en el Parque Anchorena o la Avenida Buenos Aires o de sacar a pasear a sus mascotas y realizar la tradicional caminata aeróbica por la zona de accesos.

Publicar un comentario