¿Hay que sacarse los zapatos al volver de la calle?

Cautela sí, temor no. Los zapatos que transitan veredas a medio baldear, baldosas de supermercados, plazas por donde pasean perros y ascensores poblados van cargando gérmenes a su paso. Y siempre es mejor tomar medidas de higiene. Pero los expertos aclaran que no es ni por la ropa ni por los zapatos que el coronavirus se expande a gran escala, sino por el contacto estrecho entre las personas.
Hay que ser cautelosos con las superficies que se tocan, como los carritos o canastos de compras, y ser conscientes de los gérmenes que se podrían llevar a casa, pero con medidas simples de limpieza se alejan peligros.

"Los únicos que deben prestar atención a esta recomendación de quitarse los zapatos son los médicos y el personal de la salud cuando tienen que brindar atención domiciliaria a los pacientes", indica el infectólogo Ricardo Rüttimann (MN 72.566), pediatra de la Fundación Centro de Estudios Infectológicos.

Los zapatos pueden acumular más de 400 mil bacterias en el exterior y casi 3.000 en el interior, según un estudio realizado por el doctor Charles Gerba, microbiólogo y profesor de la Universidad de Arizona.
"Si bien no es el principal mecanismo de transmisión del virus, ya que hay otros más importantes como el contacto persona a persona o las manos, pienso que en estos días no está de más quitarse los zapatos al entrar a casa. ¡Cuantas más medidas de prevención podamos adoptar, mejor!", señala Martín Piña, director de la carrera de Ingeniería en Alimentos de Fundación UADE.

Cómo desinfectar los zapatos:

El ingeniero Piña propone cinco tips para alejar microorganismos callejeros:

1) Desinfectar la suela de los zapatos con un trapo con lavandina.

2) Quitarse los zapatos en la entrada y llevarlos hasta un lugar alejado de los alimentos. Si el edificio lo permite, dejar los zapatos afuera del hogar.

3) Dependiendo del material de confección, rociarlos con alcohol al 70%.

4) Utilizar un calzado de uso exclusivo para adentro de nuestros hogares, como pantuflas o chinelas.

5) Otra opción es acudir a los cubrecalzados descartables que se venden en las farmacias y son muy utilizados en las fábricas de alimentos.

Según explica la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su web oficial, no se sabe con certeza cuánto tiempo sobrevive el virus del COVID-19 en una superficie.

La entidad supone que se comporta como otros coronavirus, que pueden subsistir desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de condiciones como el tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente.

Con respecto a la ropa, en los últimos días se hicieron pruebas de todo tipo para ver cómo se comporta el virus en diferentes materiales, entre ellos tejidos. Los resultados concluyeron que, tanto en la vestimenta como en el papel, el virus quedaría “atrapado” en sus superficies porosas y no progresaría más allá.

"Al ingresar al domicilio lo más importante es el lavado de manos con agua y jabón", concluye Rüttimann.


Publicar un comentario