INGLATERRA: Adicta al talco come 200 gramos por día desde hace 15 años




Se trata de Lisa Anderson, una británica de 44 años que comenzó con esta costumbre cuando usaba el polvo para pies Johnson's Baby Powder para atender a su bebé.

Hace 16 años que consume el talco a cada media hora y gastó más de 10 mil dólares en este producto.

"Había un poco de polvo que había salido de la parte superior de la botella. Tuve la repentina urgencia de comerlo y simplemente no pude luchar contra él. Simplemente lo lamí de mi mano y realmente lo disfruté”, contó la mujer.

Anderson aseguró que es capaz de ingerirse una botella completa de 200 gramos en un día y suele levantarse cuatro veces durante la noche para comerlo.

"Me parece un poco extraño, pero tiene un sabor jabonoso agradable. Recuerdo que realmente me atrajo su olor. Ahora no puedo prescindir de él. Subo y tomo algo cada media hora. Realmente no puedo pasar media hora sin eso", relató.

La mujer mantuvo ese secreto por 10 años hasta que su expareja la descubrió en el baño de su vivienda.

Según reveló, durante todos estos años gastó más de 10 mil dólares por su adicción.

"El tiempo más largo que he pasado sin él fue de dos días. Ese fue el peor momento de mi vida. Lo odiaba", contó.


Síndrome de pica:

Luego de tanto tiempo de adicción, Lisa se animó a pedir ayuda profesional. Los médicos creen que padece de un raro trastorno alimenticio denominado "Pica", que se caracteriza por una compulsión por comer artículos no alimenticios, como pintura, polvo, tierra y suciedad.

El polvo de talco se considera venenoso cuando se inhala o se come, y hace algunos meses ha estado envuelto en una controversia por causar potencialmente cáncer en mujeres que han usado el producto en su piel durante años. Pero ella no puede resistirse.

Los problemas respiratorios son el efecto secundario más común, así como la tos y la irritación ocular.
"A pesar de hacer esto durante años y años, me senté a principios de este año y pensé que esto simplemente no puede ser normal. A mi pareja no le gusta que lo haga por los vínculos que tiene con el cáncer y el impacto que podría tener en mi salud. Me conecté a Internet e hice mi propia investigación, luego decidí ir a mi médico de cabecera", expresó.

Publicar un comentario