Desmayos y golpes de calor en un torneo juvenil de ajedrez



El Campeonato de Ajedrez de Menores (CAM), el torneo juvenil que se desarrolla de manera anual, con la participación de jóvenes de 6 a 19 años de todo el país, fue suspendido en pleno desarrollo por la ola de calor y la falta de condiciones necesarias para evitar los serios inconvenientes ocurridos en el predio del CeNARD.

Según manifestaron las familias afectadas a crónica.com.ar, y que aportaron fotos y videos, decenas de menores sufrieron desmayos y golpes de calor durante las jornadas de la competición, organizada por la Federación Argentina de Ajedrez (FADA).

La competición estaba prevista para su normal puesta en marcha a partir del 9 hasta el 13 de febrero. Sin embargo, la comisión interna del organismo deportivo la suspendió el pasado domingo, dándola por terminada, de manera inconclusa.

"Todos los padres, entrenadores y entidades como son federaciones provinciales o clubes del país llevan a sus representantes, es gasto enorme y un esfuerzo gigantes que hacen todos, pagando pasajes, alojamientos, comidas y obvio inscripción que eso se bonifica para la organización del evento", expresó uno de los entrenadores, en diálogo con este medio.

Según indicó, los organizadores se comprometieron a devolver el dinero de las inscripciones. No obstante, las 350 familias afectadas, en su mayoría del interior del país, invirtieron en el sueño de participar del torneo, mucho más dinero que los 200 mil pesos de la inscripción, por lo que el reembolso no cubre las perdidas económicas por lo invertido en viajes, hospedaje, y preparación, sin contar la decepción.

"La FADA decidió hacer el torneo en dos galpones cerrados sin ventilación más que una puerta de ingreso y salida, tampoco contaban con muchos ventiladores y habían pocos dispenser, esto llevo a qué con la ola de calor que se vive por estas fechas, los chicos debieran de competir en estas condiciones, jugando dos rondas por día, mañana y tarde", señaló.



Vale la pena aclara que cada que cada partida tiene un tiempo estimado de duración de dos horas a tres horas, y que, afectados por el golpe de calor, el encierro y la poca ventilación del lugar, algunos de ellos se descompensaron y recibieron atención médica.

"Los organizadores no presentaron muchas soluciones más que aumentar la cantidad de ventiladores y en última instancia sacar las mesas con los tableros y los chicos a jugarse afuera. Ya para entonces muchos padres, acompañante y demás pidieron respuestas a la organización y estos decidieron cancelar el evento después del tercer día", recordó el hombre, todavía indignado.

"Después de la cancelación ofrecieron devolver el costo de la inscripción, pero que hay del gasto enorme que hicieron todos para poder participar del campeonato argentino que se realiza una sola vez al año, y también sacando las cuestiones económicas porque primero está la salud física y mental de los chicos lo cual poco les importo, que respuesta le damos a los gurises que pretenden demostrar su talento en el ajedrez", agregó.

Además, lamentó que "lo que se pensaba que iba ser una fiesta del ajedrez dónde se reúnen conocidos, amigos, compañeros y obviamente competidores, de los cuales obtienen el título de Campeón Argentino sub 8 - sub 10 - sub 12 - sub 14 - sub 16 - sub 18 - sub 20 tanto en las ramas Absolutas como Femenina y de los cuales representarán a la Argentina en los Sudamericanos, Panamericanos y Mundiales, se vio afectado por una pésima organización".

"No se dan una idea la ilusión que tienen los chicos en esta competencia, es muy importante, entrenan día y noche para poder llegar lo más preparados posibles, tienen un solo torneo al año para lograr ser campeones argentinos", aseguró.

Según consta en un comunicado redactado por los padres de los jóvenes ajedredicstas "varios niños sufrieron estrés térmico y se descompensaron necesitando atención médica básica de urgencia debido a las altas temperaturas existentes el ambiente donde se desarrollaba el juego. Estos canchones (de pelota paleta) que tienen techo de chapa, una sola puerta de acceso de aire y ventanales altos que estaban anulados /cerrados por donde nunca pudo ventilarse el espacio, albergaron a más de 300 niños".  

"Nuestros niños, respetuosos de la conducta deportiva que requiere tal evento, no se retiraron del lugar tratando de paliar el calor con agua de un dispenser que primeramente estuvo en un lugar casi inaccesible para ellos. Quienes se descompensaron debido al estrés, fueron retirados del lugar y atendidos por personal de la salud, perdiendo el partido, por considerarlo por la organización como abandono. Otros terminaban el partido agotados por encontrarse en malas condiciones físicas para continuar", se lee a continuación en el escrito.




Home Ads
GENERAL JUAN MADARIAGA El Tiempo