Pidieron una nueva autopsia a la joven de 26 años que murió en una comisaría



Daiana "Sole" Abregú (26) murió el 5 de junio pasado en Laprida, un pueblo bonaerense ubicado a 430 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires. La versión policial decía que se "había ahorcado con una campera" en la comisaría local, a las pocas horas de ingresar.

Pero la familia, que recién pudo reconocer su cuerpo 24 horas después, en la sala velatoria, nunca la creyó. "No nos dejaron verla antes de la autopsia. Y cuando nos entregaron el cuerpo, notamos moretones en las muñecas, golpes en la frente, rasguños en el cuello; su nariz parecía torcida. Junto a la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) solicitamos una reautopsia", dice Daiana (29), que se llama igual que la víctima.

El nuevo estudio se hizo en la tarde de este miércoles en la Asesoría Pericial de La Plata. Se cree que entre el jueves y viernes estarán los informes preliminares y los definitivos, para diciembre o enero.

Los resultados de la primera autopsia habían arrojado que Daiana falleció "por un paro cardíaco por asfixia mecánica" y que no presentaba lesiones externas.



"La primera autopsia se realizó sin respetar los estándares internacionales mínimos de investigación en casos de muerte bajo custodia", argumentó la CPM, querellante en la causa.

Y detalló: "Tampoco se realizaron radiografías ni fotografías completas ni filmaciones conforme lo establecen los protocolos vigentes. Además, no se completaron extracciones de piel que podrían dilucidar el origen de algunas lesiones que pueden observarse".

Daiana tenía un hijo de 9 años. Por lo que pudo reconstruir su familia, el sábado 4 fue a un baile del pueblo (en el que viven aproximadamente 11 mil personas).

Entró con su mejor amigo, que se fue con una chica a las pocas horas. Cerca de las siete de la mañana, ya del 5 de junio, Daiana se habría peleado con una mujer. Fue detenida y trasladada a la Estación de la Policía Comunal de Laprida.

Según los agentes, "la encontraron fallecida" a eso de las 15.30 del domingo. La causa fue caratulada como "averiguación de causales de muerte". 



Hasta el momento, hay cinco policías investigados, que estuvieron de guardia durante el día de la muerte. Además, el comisario y el jefe de la Policía comunal fueron apartados; están cumpliendo funciones en otra comisaría.

La familia Abregú sostiene que, en caso de que se confirme la versión oficial, los policías son responsables "por no haberla cuidado ni hacer su trabajo".  

"Había vendido sus muebles para mudarse conmigo a La Plata. Hasta tenía su pasaje y el de su hijo", cuenta su hermana, que la iba a recibir en la casa que vive junto a la abuela de las dos. Es que Daiana no encontraba trabajo, y quería viajar a probar suerte a La Plata, donde ya había vivido y sido empleada en locales de ropa.

Según la joven, su hermana estaba en un buen momento. Cursaba el último año de la secundaria, jugaba al fútbol en el Club Atlético Lilán (un equipo del pueblo, del que era hincha y llevaba su escudo tatuado) y el padre de su hijo había dejado de molestarla, luego de denunciarlo varias veces por violencia de género.



Lo único que le faltaba era un trabajo. Por eso había pedido un lugar en la casa familiar de La Plata. 

"Acá en Laprida es muy común que te lleven a la comisaría. Ya sea por discutir, por tomar cerveza en una plaza o pelearte. Te largan a las horas. Daiana había estado dos o tres veces en ese lugar. O sea: ella sabía que iba a salir a las horas. Es imposible que se haya ahorcado. Su cuñado trabaja en la comisaría. ¿Qué miedo podría tener?", plantea su hermana.

Los familiares de la joven realizaron distintas marchas y manifestaciones exigiendo el esclarecimiento del caso. Los acompañaron otros vecinos que les aseguraron haber sido golpeados y torturados en la misma comisaría en la que Daiana murió.

La segunda autopsia se realizó por un pedido de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires. El expediente continúa a cargo de José Ignacio Calonge, titular de la Fiscalía de Delitos Especiales del Departamento de Judicial de Azul.