La nieta de la feligresa estafada fustigó al excura de Maipú



Las repercusiones por el caso del padre Ludovis Enrique Navarro, quien abandonó la semana pasada la parroquia de la ciudad de Maipú, continúan con el correr de los días. La última novedad se vincula con un texto difundido por una de las familiares de la mujer que tuvo un desacuerdo económico con el excura, una situación que desencadenó en la salida del eclesiástico del pueblo.


Cinco días después de no tener información sobre el paradero de Ludovis, el obispo de Chacomús Carlos Malfa -a cargo de la circunscripción de la Iglesia católica de la que depende la parroquia de Maipú-, emitió un comunicado en el que responsabilizó al padre de incumplir un acuerdo con la citada mujer, en el que monseñor fue mediador.


Conocida la posición del obispado, el cura apareció finalmente con diversas grabaciones en las que se defendió y criticó duramente a Malfa, a quien acusó de permitir serias irregularidades en el manejo de la parroquia maipuense.

Los dichos del cura venezolano que había llegado a Maipú hace unos meses impactaron y generaron repercusión a nivel nacional. 


Luego de que ambas partes religiosas expusieran sus posiciones, faltaba conocer la visión de la mujer estafada por el cura, una adulta mayor de 90 años por la que respondió su nieta, Lucía Parisi.


A través de un texto publicado en su página de Facebook y difundido por el medio local Semana Maipuense, la familiar fustigó al cura por decir que el dinero que recibió había sido un regalo y brindó detalles de todo lo acontecido.


El texto de la nieta de la feligresa estafada por el excura de Maipú


"Venimos pasando varios días muy angustiantes en mi familia. Creo que hoy llegamos a un límite, las falsas acusaciones y los comentarios en las redes causan mucho daño. Nadie elije que lo estafen, ni en $10, ni en $100, ni a los 20 ni a los 90. Solo que a los 90 sos mucho más vulnerable.


Me frustra que la gente abra una red social, se llene la boca de mentiras y le falte el respeto a todo el mundo; me duele. Me duele que vivamos en un mundo tan injusto.

Enrique le pidió plata a mi abuela y le dijo que era SECRETO DE CONFESIÓN, ¿entonces de que regalo estamos hablando?

Con esa plata más un dinero de él, Enrique se compró un auto. 


En las reuniones solo pedimos que esa plata que Chupe le había prestado se devuelva, que Enrique recupere su parte y podamos llegar a una solución sin exponerla a Chupe a la justicia y a todo lo que eso conlleva. 


Nadie le regaló nada a nadie y tampoco nadie amenazó a nadie. Solo intentamos solucionar las cosas con buena fe, tenemos actas de reuniones firmadas por Enrique dónde el admite que el dinero es prestado y que su deber es devolverlo.


Siempre tuvimos la intención de resolver la situación sin generar más daños pero Enrique desaparece, corta su línea telefónica y por ende perdemos contacto con él.


No hago este escrito para generar debate, lo escribo desde el dolor y para que sepan la verdad.


Lo único que tenemos son palabras de agradecimiento hacia monseñor Malfa y a todos los que nos acompañaron en esto que ha sido tan triste".