El perro “Coco”, que fue aislado en Ezeiza, recupera hoy su libertad y viajará a Córdoba con su dueño



“Coco”, el perro demorado en el aeropuerto de Ezeiza por no contar las vacunas al día, será puesto en libertad este jueves tras cumplir una semana de cuarentena. El can fue retenido por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) debido a no contar con el último refuerzo contra la rabia.

En las últimas horas del miércoles, la cuenta de Instagram @liberen_a_coco -dirigida por su dueño- difundió un video que muestra cómo el cachorro húngaro expresa su enorme felicidad a poco de salir del encierro. “Último día! Mañana nos vamos a Córdoba”, dice el texto impreso sobre el metraje.

A través de una segunda publicación, el mismo perfil aclara que la liberación tendrá lugar alrededor de las 10.30.

El arribo de “Coco” a Ezeiza se produjo el pasado miércoles 25 de mayo. Al llegar, las autoridades portuarias dieron cuenta de que el pequeño no contaba con su Certificado Veterinario Internacional (CVI). Tenía, además, la vacuna antirrábica vencida.

Tras notificarlo a Senasa, el servicio divulgó un comunicado. “El perro llegó al país sin su certificación sanitaria y sin la protección antirrábica correspondiente”, aclaró en primera instancia y profundizó: “Tiene vencida la vacunación correspondiente y por eso no puede ingresar a la Argentina”.

En esa línea, consideraron: “El animal no puede ingresar al país porque se pone en riesgo a la población que tome contacto con el mismo, que en estas circunstancias es un potencial factor de riesgo ya que al tener la vacuna antirrábica vencida, podría incluso ser un portador de esta enfermedad”.



Las primeras soluciones ofrecidas a su dueño Franco Gavidia -al igual que como ocurrió con Luno en Madrid, España- fueron la deportación o el sacrificio.

Finalmente, y luego de 36 horas de espera, se optó por vacunar al animal y mantenerlo en cuarentena en las inmediaciones del aeropuerto. “Desde Senasa, se avanzó en poner al perro en custodia dentro del aeropuerto, hasta que se resuelva su regreso a origen, salvaguardando su bienestar”, completa el texto.

La cuarentena fue de una semana. Según narró Gavidia por Instragram, “Coco” pudo llevar a cabo el correspondiente aislamiento sin problema alguno: “Pasó muy bien la noche dentro de una cucha con mantas y su ponchito”. También recibió visitas de distintas ONG, lo pasearon y se lo vio jugar con una pelota.

La historia pronto se volvió viral y, a medida que transcurrían las horas y días, crecieron los reclamos para que el cachorro pudiera ser liberado. No solo se creó la consigna #LiberenACoco. También alrededor de 40.000 personas firmaron un petitorio en Change. Org para que fuese dado de alta.

Y el día finalmente llegó. Una vez arribe a la provincia de Córdoba, “Coco” deberá permanecer 10 días más dentro de su vivienda sin poder salir y/o tener contacto con otros animales, “dado que la vacuna tarda 21 días en brindar la inmunización”, resaltó Senasa.