Agravaron la acusación al conductor que provocó el choque en el que murieron dos personas y no podrá salir en libertad



Roberto Patricelli, el conductor del automóvil BMW M3 que provocó un choque múltiple frente al Hipódromo de Palermo, por el cual murieron dos personas y otra nueve resultaron heridas, fue indagado en la Unidad Fiscal de Flagrancia Área Norte N°7. Su situación judicial se agravó tras la imputación de doble homicidio simple con dolo eventual y lesiones agravadas.

 

a investigación, hasta el momento, está a cargo del fiscal auxiliar Alejandro Pellicori. Según el informe técnico realizado por el Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) del Ministerio Público Fiscal porteño, el BMW M3 circulaba a más de 150km/h al momento del choque. Más del doble de la velocidad máxima en ese tramo de la avenida, que es de 70km/h.

 

El hecho ocurrió el domingo a las 21.18 en avenida Del Libertador y Ortega y Gasset, frente a la entrada de The Palace Luxury Outlet, la tienda de indumentaria situada en el predio del Hipódromo. Como consecuencia de las graves heridas sufridas tras el choque y vuelco del Ford Ka en el que viajaban cuando fueron embestidos por el BMW de Patricelli, murieron Juan Márquez, de 25 años, y su sobrina, Yeinsmar Márquez, de 15, ambos de nacionalidad venezolana.

 

Patricelli aceptó ayer dar un testimonio ante el fiscal, pero se negó luego a responder las preguntas que el representante del Ministerio Público había preparado para la indagatoria. Durante su exposición solo señaló que no se acordaba nada de lo ocurrido en esos trágicos minutos de la noche del pasado domingo. “Ahora no recuerda que es lo que pasó”, dijo su abogado al conversar con la prensa luego de conocerse la nueva imputación.

 

El letrado que lleva adelante la defensa del acusado agregó: “Por efecto del golpe tiene un problema inmediato de memoria, que es normal. Hoy no puede recrear la mecánica del accidente. Ha ocurrido un lapso que todavía no puede descifrar”. También indicó que Patricelli “está muy compungido con lo que sucedió. Él no se subió a una auto con la esperanza de que ocurra lo que ocurrió”.

 

Pasado mañana se realizará la audiencia en la que el fiscal pedirá la prisión preventiva de Patricelli, según aseguraron fuentes judiciales. Por el momento, el imputado seguirá detenido en la Comisaría Vecinal 14 C.

 

La defensa del acusado intentará contrarrestar las pruebas que en primer momento se suman contra el conductor. “No hay certezas en el expediente, hay sí una pericia que dice que iba a altísima velocidad, pero según esa pericia”, comentó el abogado de Patricelli, que pediría un peritaje adicional al realizado por el Cuerpo de Investigaciones Judiciales del Ministerio Público Fiscal porteño. Aseguró que su defendido sería examinado por médicos luego de declarar que había perdido la memoria sobre el momento del choque. Según la defensa, solo recuerda que subió al vehículo y nada más.

 

“Los delitos que se le imputan al conductor detenido se conocerán en la audiencia donde será indagado”, habían explicado fuentes judiciales antes de que Patricelli escuchase la imputación del fiscal. La acusación contra el conductor es por los delitos doble homicidio simple con dolo eventual y lesiones dolosas agravadas, cargos que tienen una expectativa de pena de entre ocho y 25 años de prisión.

 

Las crudas imágenes captadas por las cámaras de seguridad de un edificio de la avenida Del Libertador al 4400 revelan la magnitud del desastre. El BMW M3 conducido por Patricelli cruzó al menos dos carriles de la mano al centro y, como un bólido, atravesó el bulevar divisorio central de la avenida. Impactó, primero, contra un Peugeot 207 -el segundo auto de la fila de vehículos que se habían detenido ante el semáforo de giro de Ortega y Gasset; delante tenía un taxi, que resultó indemne-. Tras ese primer choque, y ya completamente fuera de control, embistió de frente al Ford Ka conducido por el pastelero venezolano Juan Márquez; el coche blanco salió despedido y, tras impactar contra una Toyota Rav, volcó.

 

El BMW M3, donde viajaban Patricelli, su hija de 13 años y la hija de su pareja, de 21 años, cambió de rumbo e impactó contra una de las columnas del portal de cámaras lectoras de patentes del Anillo Digital. Allí quedó, completamente destruido. Justo por detrás, en toda la fila, otro conductor se salvó por pocos metros de ser embestido.

 

Mientras que las dos tripulantes del Toyota lograron salir del vehículo por sus propio medios, y caminando, el resto de los damnificados debió recibir asistencia médica. La peor parte la llevaron quienes iban en el Ford Ka; el conductor y su novia terminaron en el hospital Pirovano, del barrio de Coghlan. Él no logró sobrevivir a las gravísimas lesiones que sufrió en la cabeza; su novia, Marianny, quedó internada y debe ser intervenida quirúrgicamente.

 

En ese auto también iba Yeinsmar Márquez, de 15 años, sobrina del conductor; ella murió, horas después del incidente, en el hospital Fernández, de Palermo. Otras tres personas iban en el asiento trasero del Ka, entre ellos, el padre de la chica.

 

Ayer, sus allegados en la Argentina esperaban noticias de la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela, ya que familiares de los Márquez tenían intenciones de viajar desde la nación caribeña para acompañar a los heridos.