Tiene 14 años y sus compañeros evitaron que dejara el fútbol por no poder pagar la cuota del club

7-ILUAFFIOFAKNKBMDI24-GVLB3-Y

 “Buen día chicos y profe. Antes de entrar a la escuela quería despedirme de todos. No queríamos esto ni yo ni mis papás, pero siempre entendí que si no se puede no se puede”. El mensaje que Pablo envió al grupo de WhatsApp de la séptima división del Club Everton de La Plata provocó un cimbronazo.

Sus compañeros, no enterados de la situación económica que atravesaba el adolescente de 14 años, quedaron atónitos al leer el mensaje en el que explicaba que abandonaría el fútbol por la imposibilidad de continuar abonando la cuota del club.

 “No tengo la suerte que tienen ustedes, mis papás se rompen el alma por darnos las cosas y, aunque el fútbol es que más amo, ya no se puede porque es muy caro”, sostuvo.

Fue Eliseo, jugador del equipo y amigo del joven, quien compartió la captura del chat en su cuenta de Twitter: “Hoy un compañero mandó esto. Lloren conmigo”, dijo.

IBHIRYMERNGHDFKIOJORDYVINI 

El mensaje de Pablo y la respuesta del club

Pablo utilizó ese espacio para narrar lo mencionado: sus padres no podían seguir pagando la cuota mensual del club que milita en la liga regional platense. Fue por eso que decidieron que dejara de ir a entrenar. “Son un grupo re lindo, desde que empecé nunca hicieron diferencias conmigo. Cada vez que entren a la cancha yo voy a estar ahí. Y cuando jueguen de local los voy a ir a ver como hice siempre”, concluyó Pablo.

La viralización del tuit fue instantánea. A las respuestas que manifestaron conmoción y angustia por la se la sumaron otras tantas que pedían una recaudación inmediata para que Pablo volviese a ser parte del grupo. Eliseo, sin dudarlo, se contactó con Gabriela, mamá de Pablo, para iniciar la colecta.

Debajo de la publicación que superó los 10 mil retuits y alcanzó los 192 mil likes, el joven dejó un número de CVU y un alias para que cada persona depositara el monto que pudiera. Sin embargo, fue el club el que tomó cartas en el asunto y decidió que Pablo sea becado en la institución y se reincorporara a los entrenamientos.

“Quería avisarles que gracias a ustedes y a toda la gente del club voy a poder seguir jugando. Gracias y nos vemos el viernes”, redactó Pablo en un nuevo mensaje de WhatsApp.

“Sueña con llegar a la Primera de Estudiantes”

Su mamá, Gabriela Lugo, se exhibió conmovida al relatar nuevamente el accionar de los compañeros de su hijo: “Para mí fue algo totalmente loco. Me dio vergüenza, miedo, ansiedad y emoción”.

“Con lo que le donaron -no se difundió el monto específico- pude comprar sus medias, botines, zapatillas, algo de ropa que no tenía y estoy esperando que llegue la ropa de abrigo del club así también le compro”, continuó.

GXRB6-APVSRFRRDHOBLQ2-RSANNA

“Es un chico muy sencillo. Ni es de hablar mucho. Estudia, está todo el día en casa: solo va a la escuela y a entrenar. Esa es su vida y verlo feliz me llena el alma”
, indicó Gabriela, quien precisó que su hijo solo va a los partidos de local para evitar el costo de los viajes de visitante.

“Lo quiere mucho a Eliseo”, dijo Gabriela. Y completó: “Es lo más lindo que nos pasó en la vida. Él sueña con llegar a la Primera de Estudiantes. Sé que lo va a lograr”.