Sigue el juicio a los acusados de haber violado y asesinado a un joven de Dolores

82555b44256ac2b5683850e1874df19c366fcd79

Según la autopsia, lo asesinaron a golpes en la cabeza con un objeto romo. 

Se trata de Claudio Javier Ayuso de 18 años. Su cuerpo fue hallado con signos de un ataque sexual. La víctima fue atacada en 2017. Cinco años después comenzó el juicio contra los sospechosos.

Los imputados fueron identificados como Francisco Andrés Miño (23) y Matías David López (25), ambos detenidos como coautores del delito de "abuso sexual con acceso carnal agravado por haber sido cometido por dos o más personas y homicidio agravado criminis causa en concurso real", que prevé la pena de prisión perpetua.

En declaraciones a la agencia Telam, Verónica Orlandelli, madre de Ayuso, dijo: "Quiero que sea una condena justa, una condena ejemplar para que mi ángel tenga su paz que tanto esperamos. No fue consensuado, fue violación. No fue pelea, fue asesinato".

Fuentes judiciales informaron además que la jueza Claudia Castro del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 del mencionado distrito será la encargada de dirigir el debate que comenzará a las 10 con la selección de 12 jurados titulares y 6 suplentes.

El fiscal que llevará adelante la acusación será Gustavo García y la madre del joven, constituida en el expediente como particular damnificada, estará representada por los abogados Rodrigo Bentaberry y José Equiza.

Según las fuentes, el jurado popular y cada una de las partes escucharán durante toda la semana alrededor de 45 testigos, entre familiares del joven, peritos y policías que intervinieron en la pesquisa.

"En principio se habría determinado que habrían abusado sexualmente de Claudio y le habrían dado muerte para ocultar ese hecho", precisó a Télam un vocero encargado de la pesquisa.

La investigación penal preparatoria, llevada adelante por la fiscal Verónica Raggio, se inició luego que Ayuso fuera visto por última vez el viernes 7 de julio de 2017.

Los investigadores determinaron que la víctima había estado en la casa de unos amigos, situada en Italia y la ruta 63, de Dolores, desde donde supuestamente se había ido a la casa de otro conocido.

La madre hizo la denuncia por averiguación de paradero ese domingo y el cadáver de Ayuso fue hallado al día siguiente en una fosa del abandonado Frigorífico Casasa, situado en la calle Cerrito, entre Marconi y Avellaneda, de dicha ciudad bonaerense.

El cuerpo fue hallado prácticamente desnudo, con tan solo el calzoncillo y un par de medias, mientras que su ropa apareció esparcida por el lugar.

La autopsia reveló que el joven fue asesinado a golpes en la cabeza con un objeto romo, que presentaba signos de abuso sexual y si bien la data de muerte era de 24 a 36 horas antes del hallazgo del cadáver, las condiciones climáticas del lugar del hallazgo le hicieron suponer a los investigadores que el asesinato pudo cometerse al momento de la desaparición, es decir, la misma noche del viernes o la madrugada del sábado.

Las fuentes añadieron que ambos sospechosos fueron detenidos días después por orden de la fiscalía tras sumar declaraciones testimoniales e imágenes de cámaras de seguridad, entre otros elementos.

A los apresados -uno está actualmente alojado Dolores y el otro en la cárcel de Batán- les secuestraron ropas con manchas de sangre que fueron derivadas al laboratorio forense para su procesamiento científico y será una de las pruebas que que deberán dirimirse en el juicio.

En tanto, la madre del joven asesinado pidió a través de las redes sociales que sea acompañada a los Tribunales de Dolores, situados en la calle Belgrano al 100.