Pinamar insólita. ¿Por qué se puede llegar a vender una calle en más de un millón de dólares?

 


 

Ku ya fue. El tradicional boliche bailable que dominó las temporadas durante casi tres décadas es historia. Sobrevive su edificio, convertido en una sala de escape que funcionó poco y la pandemia la encaminó al cierre. Su futuro es dejar lugar a un millonario y ambicioso proyecto inmobiliario que integra al lindero balneario Boutique y demanda dar un paso inédito para este municipio: poner a la venta un tramo de calle.

 

Se trata de un corredor previsto para tránsito vehicular que permite llegar hasta la playa desde avenida Quintana, la más próxima a la costa en ese sector de Ostende. Su utilización es casi exclusiva para acceso y estacionamiento de clientes y proveedores que quieren llegar hasta el citador parador, explotado por Energy Group SRL, la misma firma que es propietaria de la exdiscoteca.

 

El proyecto de desafectación de espacio público tiene autoría del gobierno municipal de Pinamar y espera próximo, inminente y tenso debate en el Concejo Deliberante, donde deben discutir la viabilidad y conveniencia de esta iniciativa que representaría para la comuna ingresos por 1,2 millones de dólares, monto que se fijó tras la tasación inicial de estos casi 2.200 metros cuadrados que limitan con la arena y el mar.

 

La iniciativa, que lleva la firma del jefe de Gobierno de Pinamar, Alberto Lamarque, atiende un pedido de Energy Group SRL, que demanda integrar esos 84 metros de calle al predio en el que prevé desarrollar un exclusivo complejo de apartamentos del tipo “all inclusive”, con acceso directo al parador que tienen a menos de 50 metros de lo que fue Ku y que también explotan.

 

“No se está vendiendo una calle”, se apuran a aclarar desde el municipio al referir que ese tramo estaba previsto para tránsito vehicular, pero “nunca se pudo circular por allí” ya que esa traza se filtra entre lo fondos de Ku y el acceso al parador Boutique, que es balneario pero durante estos últimos veranos se consolidó como heredero de la movida nocturna que antes concentraba la discoteca.

 

El intendente de Pinamar, Martín Yeza (Juntos por el Cambio), confirmó la presentación ante el Concejo Deliberante de este proyecto para desafectar el uso público del citado tramo y anticipó beneficios para el distrito. “Implicará que los recursos obtenidos en esta operación se afecten a nuevas obras, como un centro de mediano rendimiento deportivo, centro de innovación, una comisaría de la mujer, un edificio para fiscalías y una remodelación de un predio para una nueva escuela técnica”, detalló. Y valoró que la inversión inmobiliaria proyectada permitirá “resignificar una zona degradada por la existencia del complejo”, que se encuentra inactivo y con nulo mantenimiento.

 

El concejal Pablo Perrone (Frente de Todos) consideró que sería “muy grave” vender este sector de uso público y “un peligroso antecedente” frente a misma aplicación en otros puntos del distrito. “Si bien no es un lugar transitado es un espacio que utiliza como mirador por la vista en altura que tiene y donde se podría hacer convertir en un renovado paseo turístico, como una rambla con vista al mar”, dijo.

 

También advirtió que sería reconocer derechos al inversor frente a un conflicto que existe en torno de la propiedad del parador, discutida en una causa judicial que llegó hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Según Perrone, el municipio debería hacer gestiones para recuperar lo que hoy es balneario Boutique y explotarlo con permisos de uso. “Venderles ahora esa calle sería reconocerles ser dueños de ese parador”, remarcó quien también integra la Comisión de Planeamiento, Obras y Servicios Públicos en el deliberativo.

 

Canje de inversión por obras

 

Energy Group SRL tiene como principal cara visible a Víctor Stinfale, exabogado de Diego Armando Maradona. La propuesta de construcción de este complejo que corresponde a la localidad de Ostende se presentó en el municipio el pasado 21 de septiembre y ofrece una opción de canje para hacerse del tramo en cuestión a cambio de “terrenos u obras que la municipalidad necesite”.

 

En ese expediente se presenta un plano de la ubicación de Ku donde se marca su límite norte por un tramo de la muy corta calle Guerrero (que allí tendría fin tras unos pocos metros antes del cruce con avenida Quintana) y otra mínima denominada allí como Rambla Norte, que separa a la exdiscoteca del parador Boutique.

 

Los propios inversores confirman que esa superficie no estaría alcanzada por construcciones y solo podría ser utilizada para amenities del complejo, como piscina o canchas de tenis. Yeza fue bien claro al respecto: “no se puede construir allí ni tampoco compensar esa superficie con más densidad sobre lo que hoy tiene permitido el terreno donde existe Ku”.

 

Esta desafectación de un “espacio público circulatorio” sería el primero en la historia de Pinamar. “Inédito, pero no insólito”, remarcan y citan antecedentes cercanos, como la compra de una calle frente a su casa que la familia de Juan Martín Del Potro hizo hace más de una década en Tandil para buscar distancia y más tranquilidad ante curiosos que se acercaban con ánimo de espiar o ver al tenista. También refieren otros casos similares en Tigre y Escobar, entre otros distritos.

 

“Lo único que se hace (desde el área a su cargo) es un dictamen de que esa calle nunca fue calle, que el espacio nunca se usó para circular por sus condiciones topográficas y se establecen algunas condiciones oportunas”, remarcó el secretario de Planeamiento, Vivienda y Hábitat de Pinamar. Dijo que aprobar o no esa venta “dependerá del Concejo Deliberante”.

 

El valor estimado para esas tierras surge del análisis realizado por la Comisión Municipal de Tasación que entiende que el valor de metro cuadrado debería ser de unos 500 dólares, por lo que el monto total rondaría los 1,1 millones de dólares.

 

El punto geográfico en cuestión es bien conocido y coincide con el límite entre Pinamar y Ostende, unos metros más al sur de donde finaliza la avenida del Mar, que desde el extremo norte recorre todo el frente de playas de la ciudad cabecera del distrito.

 

“Esa calle no conecta sectores de la ciudad y se encuentra en desuso, funcionando como patio trasero de la construcción existente (Ku)”, se justifica desde la Secretaría de Planeamiento, Hábitat y Vivienda, en el informe que emite tras evaluar el proyecto de Energy Group SRL. Y exige que ante una intervención futura se mantenga una servidumbre de paso no solo para instalaciones subterráneas sino que garantice el acceso peatonal a la playa que “hoy se realiza de forma espontánea por un sendero informal”.

 

Los renders con ilustraciones de la posible fisonomía final del complejo “all inclusive” incorporados en el expediente presentado ante el municipio exponen una doble edificación de tres niveles con una amplia plaza seca central con salida al mar, piscina y un entorno abundante en palmeras. Hay imágenes también de departamentos muy bien equipados, sala de eventos y gimnasio, entre otros servicios.

 

El proyecto de ordenanza para habilitar la venta de estos más de 2000 metros cuadrados de traza de uso vehicular ya pasó por el correspondiente debate en comisión y se discutiría este mes en el Concejo Deliberante. En la oposición admiten que la resolución está en manos del oficialismo, que tiene mayoría para que avance la iniciativa.

 

Frente a un posible hecho consumado se insistirá en ajustes de esa norma. Por ejemplo, la cotización de esas tierras, que entienden que son únicas por su ubicación podrían valer hasta tres o cuatro veces más de los 1,2 millones de dólares. “En billete, no en cotización oficial”, aclaran sobre una cuestión que significaría duplicar o resignar casi la mitad de los ingresos previstos.

 

Por Darío Palavecino