Realizarán una autopsia al feto de la mujer que perdió su embarazo y quedó en coma por una presunta mala praxis

 


 

En la tarde del viernes hubo un nuevo allanamiento en la causa en la que se investiga homicidio seguido de lesiones graves. Por la mañana los procedimientos fueron en el Hospital Arturo Illia de Villa Gesell y también en una clínica odontológica en dónde se secuestraron libros de guardia e historias clínicas. Ya por la tarde los investigadores estuvieron en el Hospital Interzonal de Mar del Plata en donde recuperaron el feto y la placenta para someterlo a una autopsia.

 

En Mar del Plata se encuentra internada desde hace casi una semana Ivana Benítez quién sigue en coma luego de sufrir una infección durante un tratamiento odontológico que se generalizó y la llevó a perder su embarazo de 6 meses.

 

La fiscal Verónica Zamboni solicitó que se le realice una autopsia a los restos del bebé para determinar las causales de su muerte. Para la abogada defensora de Benítez, Graciela Bravo, será un caso que marcará un precedente dado que las autopsias se realizan sobre restos que superen el kilo de peso y, en ese caso, el pequeño pesa 600 gramos.

 

Todo comenzó el 14 de septiembre cuando se acercó al Hospital Municipal Arturo Illia con dolor de encías y muelas. Le indican que estaba en un proceso infeccioso y le facilitaron Diclofenac para que retorne a su casa.

 

Casi un mes después, el 11 de octubre, fue a un odontólogo privado, quien le extrajo 2 muelas.

 

Tras ello y no cesando los dolores ni la infección, el 12 de octubre, nuevamente fue al Hospital Arturo Illia y allí tras ser examinada le refirieron que debía permanecer en su casa y hacer reposo.

 

Como la situación no cambiaba y empeoraba en su estado de salud, la mujer concurrió nuevamente al hospital el 13 de octubre y una vez más le dijeron que debía retornar a su domicilio y que hiciera reposo. 

 

Pero su esposo insistió en llevarla al Hospital Interzonal de Mar del Plata, lugar en el cual fue sometida a una cirugía de urgencia.

 

Allí una junta médica informa a la familia que la joven mujer de 27 años sufría una infección generalizada grave y que el bebé que gestaba había fallecido el día anterior motivo por el cual el 15 de octubre nuevamente fue sometida a una cirugía para realizar un drenaje de su útero y la expulsión del niño/a por nacer.

 

Desde ese día y hasta la fecha se encuentra internada en coma farmacológico luchando por su vida.

 

Graciela Bravo explicó a CNM que las extracciones de dos muelas fueron sin siquiera sacar una placa radiográfica para ver si había infección. Todo, tanto el odontólogo privado como en el Hospital, le decían que debía tomar calmantes y esperar que llegara la desinflamación.

 

Pero eso nunca llegó y la cara, en fotografías aportadas por la letrada, muestran que Benítez tiene la cara con una gran deformación.

 

Fue la familia la que hizo un lío bárbaro para que le den el traslado a Mar del Plata el 13 de octubre, pero al ingresar al HIGA también la dejaron tirada algunas horas en una camilla. Una locura lo que demoraron en darle ingreso. De manera inmediata fue a cirugía. Un médico salió y le dijo al esposo que el bebé tenía ganas de vivir por cómo saltaba en la ecografía. Un día después una Junta Médica determinó que la infección había avanzado a los riñones, pulmones y el corazón. Ahí informaron que había perdido el embarazo.

 

Primero intentaron que lo expulse naturalmente pero, como no se logró, se hizo una cesárea. La abogada criticó a cada uno de los profesionales por la negligencia y el destrato para con Ivana durante algo más de un mes.

Publicar un comentario