Un hombre se descompensó mientras practicaba paracaidismo y murió tras la caída


Un hombre de 49 años murió este domingo en Santiago del Estero mientras realizaba paracaidismo. Se descompensó en plena práctica y no logró sobrevivir a la caída.

El hecho ocurrió ayer por la tarde en el Aeropuerto Vicecomodoro Ángel de la Paz Aragonés de la capital santiagueña. El desenlace fatal sucedió entre las 17.30 y las 18 cuando el paracaidista identificado como Eduardo Enrique Westberg cayó a la pista del aeropuerto luego de descompensarse en uno de los saltos que realizó.

Según informó Diario Panorama, el instructor notó que el hombre de 49 años venía en caída libre y, si bien logró accionarle el equipo de emergencia, no fue suficiente para evitar el impacto contra el suelo. Desde el lugar señalaron que en circunstancias de esta índole “se necesita manejar los frenos y la dirección” y que si bien al accionar del instructor permite “frenar un poco la caída, no es suficiente”.

Al lugar asistieron de inmediato efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, personal de la Seccional Novena de la zona, policías de Delitos Complejos, personal de Criminalística y el fiscal Ángel Belluomini. Los efectivos entrevistaron al instructor del lugar, quien relató lo sucedido.

El cuerpo de la víctima fue traslado por la Unidad Morguera cerca de las 19 horas para realizarle la autopsia.

Eduardo “Quique” Westberg era padre de dos hijos, el menor de seis hermanos e integrante de una familia tradicional de la localidad de Loreto, Santiago del Estero. De profesión médico y empresario, era dueño de supermercados “Nataly”. Justamente por esta última actividad se radicó en el barrio Palomar de la capital santiagueña pero regresaba habitualmente al barrio que lo vio nacer.

“No entendemos ni salimos de la sorpresa por lo que le pasó”.

Declaró Inés Westberg de García, hermana del hombre de 49 años. Conmovida por la muerte, contó que “estaba muy ilusionado con el paracaidismo, era un apasionado de todo lo que hacía”. 

“Lo empezó a practicar hace apenas un año con uno de sus sobrinos”.

Recordó.

Se recibió de médico en la provincia de Córdoba, sin embargo ejerció poco tiempo la profesión. Luego se dedicó al comercio. 

“Fue un golpe terrible para toda la familia”.

Agregó Inés.

“Quique” estaba casado y era papá de Elena, de 10 años, y de Sebastián, de 4. Le gustaba jugar al paddle y era aficionado del ciclismo. “Muy sano y muy deportista”, continuó describiéndolo su hermana quien remarcó que además era “solidario y fiel a sus amigos, afectivo con todos nosotros y ni hablar del amor que le tenía a sus hijos”.

A la familia que informaron que el hombre “se descompensó en uno de sus altos”. No obstante, las causales de la muerte se corroborarán tras la autopsia. 

“Será muy difícil salir de este golpe”.

Concluyó Inés.




 

Publicar un comentario