(VIDEO) Compró un equipo y obligó al técnico a poner a su hijo, que tiene 127 kilos y no sabe jugar

 


El sueño de muchos es poder entrar a la cancha en un equipo profesional, pero algunos no tuvieron la oportunidad, o el sacrificio o la suerte de poder estar siquiera en un banco de suplentes. Pero siempre está el sueño de que tu padre compre un equipo y obligue al entrenador a dejarte jugar.

 

Eso ocurrió en China donde el empresario millonario He Shihua compró el equipo chino de fútbol Zibo Cuju, que viene último en la tabla de la China League One, en el que él mismo forma parte del plantel con el número 10.

 


El diario South China Morning Post cuenta que He Shihua, de 35 años, es el máximo accionista y decidió invertir dinero en el club, que se había presentado en bancarrota hace algunos meses.

 

Entre los insólitos pedidos que hizo, el que más llamó la atención fue el de incluir a su hijo en el plantel profesional y obligar al técnico a que le de minutos durante los partidos. Pero eso no es todo: también le ordenó que el joven sea el encargado de patear los tiros libres y los penales.

 

Hay que decir que el joven no juega al fútbol de manera profesional y que además pesa 127 kilos, por lo que su estado atlético no es el indicado para una competencia de alto nivel.

 

El debut del hijo del dueño en el Zibo Cuju fue el 4 de mayo pasado, pero las imágenes en video recién se conocieron hoy. Allí puede verse que el joven ingresó a los 74 minutos del segundo tiempo cuando el marcador estaba empatado 1-1.

 

Las imágenes muestran que el joven se ubicó en el centro del campo, pero que se mantuvo estático en gran parte del tiempo que le tocó jugar. De hecho, casi no se lo ve correr, ni marcar, ni robar la pelota.

 

Lo que si se puede apreciar es que fue el encargado de la pelota parada y que ejecutó todos los corners y los tiros libres que tuvo su equipo mientras estuvo en cancha. Por supuesto, la efectividad no fue la más alta.

 

Sin embargo, la jugada más insólita ocurrió al final del partido cuando el joven futbolista dio mal un pase, no marcó y generó una contra que terminó en el gol del rival, y por supuesto, la derrota de su equipo. Además, y como si fuera poco, se dio el lujo de criticar a sus compañeros.

 

En la nueva temporada, el Zibo Cuju está en el fondo de la clasificación, con sólo un punto obtenido en sus últimos cinco juegos y con sólo dos goles anotados contra 10 recibidos.

Publicar un comentario