Una empresa incorporó mujeres para conducir su flota de camiones


Jessica Pruzzo, natural de Rosario del Tala y Karen Aruta son las protagonistas de esta historia. Ellas dejan su hogar organizado y se separan de su familia para salir a la ruta en viajes que pueden durar varios días.
"Solo es cuestión de animarse a romper los prejuicios".
Afirman. 
Carossio, Vairolatti y Cía se convirtió en la primera empresa de San Francisco en contratar personal femenino para transportar mercadería y alega que fue «una decisión estratégica».

Ser camionero es una actividad que históricamente ha sido casi exclusiva del género masculino. Pero, poco a poco la situación está cambiando y son más las mujeres al volante de camiones que circulan las rutas argentinas, gracias a un cambio en la mentalidad social y la ruptura de patrones de conducta.

Ellas dejan su hogar organizado y se separan de su familia para salir a la ruta en viajes que pueden durar varios días.

Karen Aruta, de 31 años, y Jessica Pruzzo, de 27, eligen esta profesión como alternativa de trabajo, pero también por pasión, y se lanzan a las rutas de la mano de Transporte Carossio, Vairolatti y Cía. SRL, la primera empresa de San Francisco en incorporar mujeres a la conducción de su flota de camiones.

A nivel nacional, solo el 27% de las licencias de conducir pertenecen a mujeres, un número que, si bien crece un poco todos los años, sigue siendo bajo; en el caso de las licencias para transporte de carga, ellas representan menos del 0,7%. En ese contexto, la empresa Carossio, Vairolatti y Cía. -San Lorenzo 31- cuenta con dos choferes mujeres entre su personal.

Todo un desafío

Jessica sostuvo que «fue todo un desafío» iniciarse en esta actividad, la que «volvería a elegir» porque le apasiona.


En su caso, arribó a la empresa con una experiencia de más de 3 años arriba de un camión al que se subió «un poco por curiosidad y otro por casualidad» aunque a partir de allí le tocó llegar a destinos tales como puertos o mercados de venta de verduras, lo que le permitió «ganar una experiencia muy valiosa».

En el camino «siempre hay alguna persona un poco desubicada -dijo-. En ese caso hay que tener mucha actitud y carácter para saber cómo tratar a las personas».

Jessica proviene de una familia ligada a la actividad agropecuaria pero que nunca tuvieron experiencia con el transporte de mercaderías. En tanto, «cuando comuniqué lo que quería hacer tuve mucho apoyo, les gusta mucho que haga algo diferente a lo que hace cualquier mujer», contó.

Además, comentó que en la empresa «mis compañeros me tratan con mucho respeto y sobre todo me hacen sentir muy cómoda, que es algo muy importante».

Recordó luego que se vinculó con la firma sanfrancisqueña porque «estaba buscando trabajo y me contactó una amiga. Decidí enviar mi currículum y me llamaron a los pocos días para una entrevista. Cuando finalmente me comunicaron la incorporación, sentí mucha alegría porque es muy buena la oportunidad que están dando a las mujeres para poder trabajar».

Lo que resta, además de que más conductoras se larguen al transporte de cargas, es que las rutas, los puertos y los pasos fronterizos -los puntos con mayor movimiento y presencia de camiones- mejoren su infraestructura para garantizar que tanto hombres como mujeres tengan desde lugares seguros donde parar a dormir hasta baños que contemplen sus necesidades. 

Hoy muchas de ellas deben programar sus recorridos en función de las instalaciones disponibles. Atentas a esto, a través de páginas de Facebook y chats grupales de WhatsApp, las mujeres camioneras del país se conectan, comparten experiencias y consejos para hacer más amena su labor y sentirse un poco menos solas.

Incorporar mujeres «fue una decisión estratégica»

El socio gerente de Transporte Carossio, Vairolatti y Cía., Carlos Carossio, explicó que la decisión de contratar personal femenino para conducir sus camiones fue «una realidad que se fue dando desde hace unos cuatro meses» a la fecha, producto de «una decisión estratégica» surgida por «la intención de mujeres que querían conducir camiones. Tenemos muchas expectativas».

A partir de esta inquietud, una vez analizada llegaron a la conclusión de que constituía «una buena decisión» debido a «las características naturales de las mujeres por el cuidado y la meticulosidad» en la manera en que emprenden sus actividades.

Tras haber transcurrido un mes de la incorporación de Karen y Jessica, Carossio aseguró que la empresa depositó en ambas «muchas expectativas» porque «entendemos que tienen muchas condiciones y podrán hacer su trabajo de la mejor manera», aun reconociendo que en este rubro «están en absoluta minoría».

Al realizar una comparación, Vairolatti dijo que «muchos hombres llegan a esta actividad porque no tienen otra alternativa laboral pero muchas veces sin conocimiento del trabajo. En cambio, la mujer que toma la decisión de ser camionera es porque tiene muy en claro de qué se trata y sobre todo, porque le gusta hacerlo. 

Ella sabe que tiene que luchar contra muchas cosas a diario y sin embargo lo eligen porque están convencidas que lo pueden hacer. Esto habla de una personalidad y perseverancia que es necesario reconocer».


Publicar un comentario