Construyó un edificio "flaquito" para taparle la vista al mar a su hermano


Dos hermanos recibieron una herencia, en un principio pareció una buena noticia pero terminó en una guerra absurda. Esta disputa fue inmortalizada en un edificio con un pequeño espacio ,debido a su extensión, ubicado en el barrio de Manara en Beirut, Líbano. La construcción esconde una historia insólita. 

El edificio recibió el nombre de The Grudge, tiene 14 metros de alto y menos de un metro de ancho. La construcción se realizó en un terreno de 120 metros cuadradas en el año 1954. Su ubicación es en una de las zonas más caras del barrio que limita con el Mar Mediterráneo. Luego de la guerra civil que vivió el país entre 1975 y 1990, aquel lugar se llenó de propiedades extravagantes y costosas. 

Los herederos fueron incapaces de acordar cómo desarrollarían las parcelas que recibieron. Una de ellas fue recuperada por la infraestructura vial y su dueño decidió construir en el minúsculo terreno un edificio que bloqueara la vista al mar de su hermano y que así cayera el valor de la propiedad del mismo. 

Pese al paso de los años,  el edificio aún resiste a la transformación de la ciudad y ganó relevancia a partir de una publicación en Twitter que se volvió viral. Los usuarios comenzaron a conocerlo como el edificio más delgado del mundo y con ello la verdadera razón de su construcción: una venganza en medio de una guerra entre hermanos. 

Los pobladores locales lo bautizaron como "al-Ba`sa" que es traducido como "el rencor" en árabe. Uno de los hermano que recibió la peor parte del terreno decidió construir el edificio con la intención de que la propiedad de su hermano disminuyera su valor. La arquitecta y urbanista libanesa Sandra Rishani investigó la historia del edifico y la dio a conocer. 

Entre los datos que pudo obtener fue que las habitaciones de la impactante pieza arquitectónica fueron utilizada como un burdel durante la guerra civil libanesa y que también es una de las propiedades más caras del Líbano.

Además describió que en el interior del edificio hay dos departamentos: uno inhabitable y otro con una vista única al mar. 

Rishani describió que cada piso del edificio se divide en dos departamentos, el primero tiene una cocina, luego le siguen unas habitaciones que van disminuyendo de tamaño, conforme se avanza el espacio se vuelve más estrecho. El espacio "termina en un dormitorio, seguido de largo vestidor de cincuenta centímetros, señaló la arquitecta. 

Por otra parte, en la parte más ancha se encuentra el segundo departamento que está conectado por un pasillo que cruza cada habitación. Resaltó la calidez de la luminosidad en el espacio y "la vista al mar desde las habitaciones hacen  que parezca lo suficientemente grande como para un visitante olvide que reside en una pared", esta sensación de amplitud es gracias a que los techos altos y las ventanas permiten la entrada de mucha luz. 

El edificio que ya cuenta con 67 años de vida todavía resiste al paso del tiempo, se desconoce qué sucedió con la propiedad original que bloqueó The Grudge, aunque se sabe que sirvió como escuela alemana, según la investigación de la arquitecta.


Publicar un comentario