Niños de un comedor habían recibido una merienda vegana y un usuario juntó 250 mil pesos para comprar carne y organizarles un asado

Dos propuestas solidarias, involucradas en un debate que solo debería servir para poner un tema clave sobre la mesa: la desnutrición infantil.
“Les enseñan a los pobres (O SEA A LOS CHICOS QUE NO TIENEN PARA COMER) que hay que alimentarse con frutos secos y azúcar mascabo porque comer carne está mal“.
Con estas palabras desafiantes, el pasado 19 de agosto el tuitero @GordoMonstruo inició una propuesta solidaria para organizar un asado para los chicos del comedor Carita Feliz del barrio Villa Cristian de Oberá, provincia de Misiones, donde a fines del año pasado la ONG Oberá Health Save había colaborado con una merienda 100% vegana, tal como lo hacen habitualmente.

A partir de ese momento, las reacciones provocaron una grieta en Twitter: muchos lo criticaban por oponerse a la solidaridad de enfoque vegano, mientras muchos otros empezaban a apoyar la idea de un asado.

Al rato, un CBU empezó a circular y las donaciones no se hicieron esperar, mientras el hashtag #AsadoParaLosPibes. Al final de esta historia, la recaudación llegó a más de $ 250.000 y los destinatarios no solo fueron los chicos misioneros: también un comedor en Córdoba sería parte de esta movida solidaria.



Finalmente, el domingo 23 de agosto, los chicos misioneros recibieron unos 50 kilos de carne, fueron varios los voluntarios que se sumaron y el asado se convirtió en realidad.

Detrás de estas caritas felices quedaron muchos debates con agresiones innecesarias en redes sociales y dos certezas. Por un lado, la alimentación (sobre todo la desnutrición) infantil debería ser un tema más presente en la agenda de los políticos argentinos. Por otro lado, veganos o carnívoros, hay mucha gente dispuesta a ayudar a los que más lo necesitan.



Publicar un comentario