Convocaron a una nueva marcha para pedir por la aparición de Facundo Astudillo Castro

Este jueves se cumplirán tres meses de la desaparición de Facundo Astudillo Castro (22), por lo que los vecinos de Pedro Luro se preparan para una nueva movilización. Este fin de semana, más de 50 agentes federales hicieron nuevos rastrillajes, que incluyó drones y buzos tácticos, con resultado negativo.
“Hace tres meses que preguntamos… ¿Dónde está Facundo?”.
Inicia el afiche que comenzó a viralizarse con un dibujo del joven.
“Nos movilizamos para pedir aparición con vida ya! Basta de encubrimientos!".
Completa el mensaje. La convocatoria es para las 14.30 en la vieja estación del ferrocarril del pueblo.
"Kufa tiene que estar acá".
Reza una leyenda pintada con aerosol en una de las paredes del sitio, ubicado a metros de la casa de Facundo. Hasta hace unos años, se reunía ahí con sus compañeros del programa Jóvenes con Memoria, para hablar y difundir sobre temas de derechos humanos y pintar murales alusivos.
Desde 2016, con el actual gobierno municipal de Villarino, el plan se discontinuó y las paredes con los murales fueron repintadas.

Desde ese sitio, donde ahora funciona una subsede del Consejo Escolar, partió el 11 de julio la primera movilización masiva que pidió por su aparición.

Fue encabezada por su mamá, Cristina Castro (42), su abuelo, los dos hermanos y sus mejores amigos que recorrieron, desde el barrio Bonacina y bajo la lluvia, las calles del pueblo.

Este domingo, en la página "Buscamos a Facu", de Facebook, publicaron un video con varias fotos de Facundo.
“Ya casi es 30 y no te tenemos hermano. No te encontramos.
Casi 3 meses del 'hasta mañana Chuqiiii' que me dijiste. De tu carcajada y de tus mates”, escribe la administradora del sitio donde el video, a las pocas horas de ser publicado, ya había superado las mil reproducciones.

En la semana se esperan resoluciones importantes en el marco de la causa que instruye la Justicia federal. Entre ellas, los resultados de laboratorio a las manchas hemáticas halladas en varios sitios del patrullero 22788 de Teniente Origone.

El miércoles pasado, el perro Yatel, del adiestrador Marcos Herrero, encontró otra mancha de sangre, luego de romper el cobertor y la gomaespuma de uno de los asientos delanteros de ese vehículo.

Herrero actúa como perito de parte, propuesto por la mamá de Facundo. Este fin de semana, no fue convocado a los nuevos operativos de búsqueda que el fiscal federal Santiago Ulpiano Martínez ordenó realizar entre Villarino y Bahía Blanca.
Intervinieron agentes de Policía Federal y Prefectura que barrieron una zona de montes, descampados y agua de unos 10 kilómetros.

Se concentraron sobre la ruta nacional 3 y avanzaron luego sobre el Salitral de la Vidriera, al borde de la rotonda con la ruta nacional 22 y las vías del ferrocarril.

El rastrillaje incluyó el uso de drones y la actuación de buzos en el estuario bahiense hacia General Cerri, localidad ubicada a 12 kilómetros de Bahía Blanca.

Las tareas estuvieron demoradas por las consecuencias que dejó la lluvia que cayó durante toda la semana en la región y una fuerte helada producida el sábado.

Esa zona ya había sido inspeccionada la semana anterior por unos 200 agentes federales, asistidos desde un helicóptero.
“Esta vez, la búsqueda fue más focalizada”.
Dijeron fuentes judiciales sobre el operativo que, como aquel, tampoco arrojó resultados positivos.
Buscó seguir el trayecto que pudo haber tomado Facundo en dirección hacia Bahía Blanca si, como habría declarado una mujer el martes 14 de julio, lo dejó cerca de la rotonda, luego de levantarlo cerca de Teniente Origone.

Según la testigo, le dijo que quería evitar el paso por el puesto fitosanitario ubicado en el kilómetro 714, donde hay miembros de la Policía y la Gendarmería.

Los abogados de la querella, tanto la particular de la mamá de Facundo como la institucional de la Comisión Provincial por la Memoria, califican de “irregular” la inserción del testimonio de la mujer en la causa.

Lo atribuyen a una maniobra de agentes de la Policía bonaerense, sospechados de haber encubierto la desaparición del joven, según la hipótesis de la querella.

Consideran “mendaz y desajustado de toda verdad" a ese testimonio. Aseguran que la mujer no aseguró que se trataba de Facundo a quien trasladó.
"Dijo que medía 1,70 metros (15 centímetros más que el chico) y tenía unos 30 años".
Sostienen los abogados de Castro. Es una de las razones por las cuales solicitaron el apartamiento del fiscal.

Expresaron su “temor de parcialidad” por Martínez al que acusaron de aplicar “mecanismos perversos, sostenidos y flagrantes” en el marco de la investigación. También lo cuestionaron por disponer "medidas de prueba inconducentes y livianas" para dar con Facundo.

A fines de junio, la mamá había recurrido a él ante las "graves irregularidades e inconsistencias" que advirtió en la causa que por averiguación de paradero inició la ayudantía fiscal de Villarino. Manifestó sus sospechas de policías y logró que el caso se investigara como supuesta desaparición forzada en el fuero federal.
El 8 de julio la Bonaerense fue apartada del caso y al día siguiente la Justicia provincial se declaró incompetente.
“Señora jueza, como mamá, le pido que aparte al fiscal, porque no le tengo confianza”.
Le dijo el viernes Cristina Castro a la jueza federal María Gabriela Marrón en la audiencia virtual por la recusación. Allí Martínez rechazó por “improcedente” el pedido de las querellas y solicitó el retiro de algunos de los términos con el que se refirieron a su actuación.

Marrón definiría entre este lunes y martes si el fiscal continúa al frente de la causa. Mientras tanto, se espera que declare ante la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin) una mujer que asegura haber visto a Facundo en Bahía Blanca en mayo pasado en el barrio Napal, donde vivía hasta febrero con su ex novia.

La testigo no se presentó a declarar el lunes pasado ni pudieron encontrarla. Recién el viernes, fue hallada.

Publicar un comentario