MADARIAGA: La idea de la cuarentena administrada permitiría reactivar la economía local

Una iniciativa arriesgada, con pasos burocráticos, pero que puede llevaría a retomar a una cierta normalidad. Se llama cuarentena administrada y es la que el presidente Alberto Fernández plantea evaluar desde el lunes en la residencia de Olivos y a la cual Madariaga, y otros distritos de la región, calificarían si se dan ciertas garantías.

¿Qué es la cuarentena administrada?

Es la idea de administrar todo la vida comunitaria en aquellos sitios en donde no se han dado positivos de coronavirus. Al haber pasado más de 14 días de todos los vecinos que regresaron del exterior y cumplieron su aislamiento sin reportar síntomas y al no haber contagiados reportados al hospital, ese lugar podría replantearse la idea de levantar restricciones.

Pero debe haber un compromiso: todos tienen que cumplir las reglas y no salir de esa comunidad. Es decir que no deberían existir viajes laborales a Pinamar o Villa Gesell y sólo se permitirían viajes por cuestiones médicas a otras localidades como Mar Del Plata y este es uno de los puntos en contra porque General Pueyrredón reportó casos de transmisión comunitaria y fallecidos.

“Hay que ver cada caso en concreto y si están cerca de un punto infeccioso” lanzó el mandatario nacional.

Los pasos para pedirlas son:

• Idear un plan y presentar proyectos de decretos municipales regulatorios
• Girarlos a la Jefa de Gabinete de la provincia de Buenos Aires Teresa García
• Esperar una aprobación del ministerio de Salud Bonaerense
• Y Aguardar el visto bueno que el gobernador Axel Kicillof debiera conseguir en Olivos.

La jugada es fuerte porque llevaría al movimiento económico a nivel local aunque se transformaría en catastrófico y en el corto plazo aparecen casos positivos porque eso marcaría que algún control o algún vecino falló, sin querer, en su cuarentena administrada.

Los gobiernos locales deben pensar en cumplir con estos requisitos:

• Controlar las colas de los bancos y supermercados
• Prohibir las aglomeraciones, inclusive en parques y lugares abiertos
• Administrar las concurrencias a plazas o lugares abiertos
• Restringir al máximo los ingresos y egresos con pocos pasos habilitados para ese fin
• Impedir la apertura de bares o restaurantes para la recepción de clientes
• Instalar ciertos horarios de restricción total como los existentes hasta ahora

Con la motorización de la economía a nivel local muchos comercios podrían abrir sus puertas para que el movimiento de dinero empiece a circular. Pero siempre con recaudos porque hasta un billete podría trasladar la cepa del coronavirus.

La llegada de materias primas

En Olivos estudiaron ejemplos concretos de pequeñas comunidades. En un momento un camión con provisiones debe llegar y sólo los alimentos, correos o combustibles tienen la posibilidad de circular por las rutas.

Aquí se baraja la alternativa de someter al camión a una limpieza antes del ingreso a la comunidad, el traspaso de la carga a otra unidad en un acceso determinado o el cambio del chofer por uno local que transporte la carga hasta un depósito o al comercio que la haya requerido.

En tanto, para los que no vendan mercaderías esenciales se ensayará, entre las ciudades que la pidan, la propuesta de envíos por correo.

En gobierno repiten de manera tajante: “Nadie o casi nadie debe salir y nadir debe entrar” por lo que ensayaban aprobar aquellos pedidos en donde los mandatarios locales planteen someter a cuarentena o a controles telefónicos a quienes regresen de ciudades que tienen casos reportados.

A Madariaga le complica su cercanía con Mar Del Plata, pero también con Pinamar y el partido de la Costa que tuvieron positivos.

Sólo con el compromiso de todos se podría llevar una vida interna segura y organizada.

Publicar un comentario