Miles de familias jujeñas protagonizaron la ancestral ceremonia de la Pachamama

Miles de familias jujeñas realizaron hoy las tradicionales ofrendas a la "Pachamama", como cada primer día de agosto, en el marco ...

Miles de familias jujeñas realizaron hoy las tradicionales ofrendas a la "Pachamama", como cada primer día de agosto, en el marco de la ceremonia ancestral que se transmite de generación en generación.

El ritual tiene como objetivo venerar a la Madre Tierra y se realiza desde el primer día de agosto, como símbolo de agradecimiento por "todo lo recibido durante el último año". En la ceremonia, los participantes agradecen a la Madre Tierra por la salud, el trabajo, la educación o la obtención de bienes materiales, aunque también muchos aprovechan para realizar pedidos puntuales.

El tradicional ritual consiste en cavar un hoyo en un predio determinado que se quiera honrar, acto denominado "Corpachada", y luego se preparan las ofrendas que allí dejarán, entre las que se encuentran hojas de coca, granos de maíz, yerba, café, sémola, azúcar, fruta seca, alcohol o vino y hasta cigarrillos.

Muchas personas también prefieren dejar comidas más elaboradas como empanadas, tamales, pizza, trozos de carne vacuna y de cordero.

Las corpachadas se adornan con serpentinas y papel picado, elementos que también se usarán en la fiesta consecuente.

Una vez que las ofrendas fueron arrojadas al hoyo, comienza formalmente la celebración en la que los brindis y los bailes folklóricos, son pasos obligatorios. Además de "dar de comer a la tierra", los ciudadanos preparan sahumerios, una mezcla de sustancias aromáticas de azúcar, café, hojas de coca, Koha, laurel, canela, incienso, mirra, entre otras, junto con fibras de lana de cordero o de llama, pelusas del piso y elementos cotidianos que el dueño de casa elige a voluntad.

La mezcla se deposita en el fuego o en piedras candentes y cuando empieza a levantarse la humareda propiciatoria, con ella "se sahúman" todas las habitaciones de la vivienda, incluyendo los cuatro rincones de cada una.

El objetivo del ritual es alejar los "malos espíritus", espantar las penas, los estados negativos y, a su vez, convocar energías positivas para que protejan y resguarden "la atmósfera" de la vida familiar y social, por todo un año.

De esta conmemoración también participan las oficinas públicas, comercios, empresas o bancos, además de los clubes y asociaciones. Asimismo, quienes no tengan tierra en sus casas, pueden participar del ritual dejando ofrendas en las macetas del patio, o también de su departamento.

Noticias Relacionadas

NACIONALES 7525003689998137674

Publicar un comentario

emo-but-icon

CNMradio fm 93.3

boton

item