Manos y pies fríos: claves para evitarlo

Cuando la circulación no es lo suficiente fluida, esta llega a las extremidades más despacio de lo que debería, por lo que es común sentir ...


Cuando la circulación no es lo suficiente fluida, esta llega a las extremidades más despacio de lo que debería, por lo que es común sentir frío en las manos y en los pies. Además, durante los meses fríos se come más y se hace menos actividad física, aumentando así la presencia de molestias circulatorias como retención de líquidos, pesadez en las piernas y calambres. Para quienes sufren esos síntomas, Miguel Ángel Gramajo Booth, pionero de la fleboterapia restaurativa, recomendó algunas claves para tener en cuenta y ponerse en marcha sin sentir frío.
Uno de los factores que influyen negativamente sobre la circulación de la sangre es el contenido en sal de la dieta. Conviene vigilar la cantidad de sal en la comida, así como no abusar de alimentos ricos en sodio (snacks, encurtidos, quesos curados, fiambres). También los alimentos ricos en grasa son perjudiciales. La grasa poliinsaturada tiene la capacidad de disminuir la viscosidad de la sangre, por lo que favorece la corriente sanguínea. Este tipo de grasa se encuentra en los aceites de semillas (girasol, maíz, chía), los frutos secos y el pescado azul. Hortalizas y verduras, frutas frescas, cereales integrales, levadura de cerveza y legumbres son alimentos ricos en potasio. Este mineral tiene la propiedad de favorecer la eliminación del agua, por lo que es conveniente incluirlos en la dieta. Además, los vegetales son ricos en fibra, que facilita el buen tránsito intestinal. Cuando se presentan problemas de circulación, es importante aumentar el consumo de líquidos, aunque no se tenga sed. El agua es la bebida más recomendable, a la que se pueden suman otras como caldos e infusiones. Activar la circulación es vital en tiempos fríos.

Hacer ejercicio habitualmente (caminar, nadar, correr), mover las piernas o acostarse con las piernas en alto unos minutos favorecen el retorno venoso y mejora los síntomas asociados a una mala circulación.Cómo evitar el frío Seguí una dieta que ayude a fortalecer tu sistema circulatorio: evitá grasas nocivas, exceso de sal, condimentos, azúcar y harinas refinadas.

•Comé más frutas y verduras.
•Tomá líquido, aunque no tengas sed. Podés ingerir agua en forma de caldos o infusiones.
•Hacé alguna actividad física. Las arterias, venas, sistemas y tejidos se fortalecen y nutren y el cuerpo se oxigena.
•Evitá el tabaco. Fumar daña los vasos sanguíneos y contribuye a reducir la cantidad de glóblulos rojos transportados por la sangre.
•Si no podés hacer ejercicios todos los días, poné 10 minutos las piernas en alto, acostándote en el piso con las piernas verticales apoyadas en la pared. Ante cualquier malestar o síntoma poco común, siempre es necesario consultar con un médico.
Fuente: diaadia

Noticias Relacionadas

NACIONALES 966712277488446221

Publicar un comentario

emo-but-icon

CNMradio fm 93.3

item