La indignación de una víctima de la inseguridad

Alejandra Curutchet fue víctima de un robo en su casa de calle 13 el sábado último durante la madrugada. Tres malvivientes ingresaron a ...

Alejandra Curutchet fue víctima de un robo en su casa de calle 13 el sábado último durante la madrugada.

Tres malvivientes ingresaron a la vivienda a las 3 de la madrugada, la redujeron junto a su marido y su hijo, y los amenazaron con armas de fuego para sustraer dinero, un teléfono y una notebook pero eso ya no le interesa.

La docente está indignada, habla con rabia y preocupación. Se queja porque "falló la prevención". "Es contradictorio lo que se siente. Hoy recordamos la conformación de un gobierno patrio, hablamos de libertad y hoy lo que menos tengo es libertad", dice con bronca por lo que le tocó vivir. "Hablan de los desaparecidos y hoy la desaparecida podría ser yo. En estos últimos años hay más desaparecidos por hechos delictivos que en la época de la dictadura militar", agrega.

El barrio San Martín es el más afectado por la ola delictual de los últimos 3 meses y los vecinos lo saben. Curutchet conoce varios hechos sucedidos en su manzana; es una de las más afectadas, y afirma que "esto está sucediendo cada vez más" y lo vincula a la "política actual". "No creo que esto se resuelva, ni me devuelvan las cosas, ni que vayan presos los culpables porque esto no va a suceder. ¿Hace cuánto que vos como periodista no informas un hecho resuelto?", sostiene.

"No somos ingenuos y nos afecta directamente y no podemos seguir con los ojos cerrados. Soy una persona común que eligió Madariaga porque es noble, es buena y somos mas los buenos que los malos...esto está implantado de esta manera y no lo van a cambiar. No lo quieren cambiar. Tal vez haya gente que lo quiere cambiar pero no los dejan y están con las manos atadas", dice en diálogo con Primera Noticias de Radio Tuyú.

Recuerda que no hubo golpes durante el atraco pero las marcas que dejaron son psicológicas dado que hoy no puede dormir. Una y otra vez agradece a las autoridades que se acercaron pero les achaca lo que no hicieron: la prevención.

"Si creemos como ciudadanos es que estamos protegidos en realidad no lo estamos. Se roban una casa y el próximo viernes otra y vos preguntas te dicen que la cámara de seguridad no funcionaba. ¿No pudieron poner una persona en la zona que está siendo acechada viernes tras viernes? Yo lo intuía. ¿No pudieron hacer una recorrida más exhaustiva? No me importa lo que me robaron. Las cosas que ha implantado el gobierno son una pantalla. Hay algo que no está funcionando", sostiene en referencia al sistema de cámaras y patrullajes continuos.

En diálogo con Central de Noticias afirma que las cámaras de seguridad del COM no funcionan y que los problemas en se repiten en la que está instalada en Calle 25 (cerca del Cristo), en la avenida Buenos Aires y en el camino al peaje.

Sostiene que la llegada de la policía fue rápida, que esa madrugada llovía y cuestiona que no se haya hecho un operativo cerrojo. "Las salidas de la ciudad están cerradas. ¿Es una zona liberada?", se preguntó.

"No quiero asistencia a la víctima no quiero ser víctima", exige. Al tiempo que recuerda que a su hijo de 12 años le colocaron un arma en la cabeza durante el robo. "La escala de valores está destruida. Siento impotencia cuando hablamos de derechos porque no tengo derecho a nada", expresa con dolor.

Al mismo tiempo, dice que no sabe cómo seguirá, que siente miedo e impotencia. Agrega que en un robo sucedido en Capital federal demoró un año en poder conciliar el sueño y eso le preocupa: "estoy destruida, pero no doblegada. No sé si mañana voy a estar viva. Esta vez nos protegieron... pero ¿si ahora vienen y pum... los tengo al lado de mi cama?", se sincera.

En sus cuestionamientos al sistema de prevención, afirma que hay una "pantalla" en donde se "hace como que..." pero las cosas ocurren. Evalúa como solución el regreso de policías que caminen la zona y que se coloque más iluminación.

También pide a los medios que las investigaciones de los hechos delictuales se siga se cerca y que se escuche a las víctimas más allá de los informes oficiales.

Reafirma que no milita en política y que ni siquiera le interesa hacer algo político de lo sucedido. Sin embargo sostiene que "estamos bajo un sistema que no permite que esto - la prevención - sea efectiva. No podemos dejar que nos sigan mintiendo".

En el diálogo telefónico Curutchet en varias oportunidades indica que está temblando, que tiene miedo, que desde ahora regresa a su casa custodiada por vehículos de familias amigas, que teme a una entradera o que los mismos delincuentes regresen y le pide al pueblo que "se despierte", que reclame y se exprese cada vez que sufre un ilícito.

"Yo respeto al intendente pero hoy en el acto del 25 de Mayo deberíamos estar yendo con pancartas a decirle lo que nos pasa y estamos sufriendo", expresa con dolor. (25/05/2015)
 

Noticias Relacionadas

MADARIAGA 1407529102876569085

Publicar un comentario

emo-but-icon

CNMradio fm 93.3

boton

item